La vuelta al cole de la logística alimentaria

Publicado el 7 Septiembre 2020

logística alimentación
María Jesús Sobrino
María Jesús
Sobrino
Business Development Manager Supply Chain Solutions en Generix Group Spain
Categorías
Facturación electrónica
Almacén

Las lecciones aprendidas de la crisis del Covid-19 obligan al sector a una apuesta tecnológica decidida que le permita ganar flexibilidad, versatilidad y capacidad de respuesta.

La incertidumbre que ha afectado y sigue afectando a la economía y al conjunto de la sociedad hace que, como es lógico, tendamos a fijarnos más en los problemas que vamos a vernos obligados a afrontar y prestemos menos atención a lo que ha funcionado bien en esta época de excepción. Sin embargo, es preciso reconocer que el sector de la alimentación ha estado durante la crisis del Covid-19 muy por encima de las expectativas que podrían esperarse. Tampoco debería pasar desapercibido el hecho de que, al tratarse de un servicio completamente esencial, el extraordinario comportamiento de la alimentación y su capacidad para responder en plena pandemia ha contribuido de forma notable a que la propia crisis no haya alcanzado niveles de alarma superiores.

Desde los primeros momentos los lineales de los supermercados estuvieron bien surtidos y los episodios puntuales de carencia fueron motivados por algunos episodios aislados de acaparamiento por parte de los consumidores finales, pero incluso estos productos se repusieron con rapidez y la percepción social ha sido muy positiva hacia el sector, que ha sido perfectamente capaz de responder en medio de esta crisis, sin heroísmos pero con un gran trabajo de coordinación y de voluntad. Sin embargo, el consumidor no debería olvidar que los 24.300 supermercados e hipermercados; así como las 30.000 tiendas de comercio tradicional que se estima que hay en nuestro país, son solo la ventana final de una compleja cadena de suministro de la que forman parte los productores, los transportistas, las infraestructuras logísticas y un sinnúmero de empresas auxiliares.

Solución
Software de Gestión de Almacenes (SGA)

Software de Gestión de Almacenes (SGA)

Echa un vistazo a nuestra solución para descubrir todas las características y mucho más Más información
generix_tms_gestion_du_transport

TMS – Gestión de transporte

Echa un vistazo a nuestra solución para descubrir todas las características y mucho más Más información
Síguenos

Las herramientas tecnológicas y la nueva normalidad

Buena parte del éxito ha descansado en la cada vez más generalizada disposición de herramientas tecnológicas que han permitido a las compañías más punteras responder con una rapidez y agilidad que hubieran sido imposibles de otro modo.

En la “nueva normalidad” muchas incertidumbres se van a mantener y es el momento de que el sector aproveche el conocimiento adquirido durante la crisis para consolidar su capacidad de adaptación. Las previsiones de demanda basadas en históricos saltaron con la pandemia y, aunque la tormenta amaine, hemos aprendido que para ofrecer el servicio que la sociedad y nuestros clientes exigen la clave está, y seguirá estando, en la flexibilidad, la capacidad de reacción y la versatilidad de las empresas. Lo que hubo que impulsar durante la crisis del Covid-19 se nos presenta ahora como la forma normal de funcionamiento de una empresa alimentaria de éxito, por lo que el objetivo no es ya volver a la situación anterior sino saber cómo adaptarse a la actual minimizando recursos y esfuerzos.

Tecnologías como los sistemas de gestión de almacén (WMS) o los sistemas de gestión de transporte (TMS), así como las de integración de los diferentes sistemas de los distintos agentes de la cadena, portales de trazabilidad y seguimiento de pedidos han dejado de ser únicamente mejoras para convertirse en recursos imprescindibles para poder sencillamente estar en el mercado y poder responder a sus demandas.

Capacidad de reacción ante una demanda menos previsible pero igualmente exigente en tiempo, flexibilidad de los planes de producción, tiempos muy cortos de respuesta y versatilidad para atender diferentes tipos de productos o servicios, con canales distintos y con volúmenes cambiantes son algunos de los retos que hemos aprendido a sortear con la pandemia pero que han venido para quedarse. 

Visibilidad mediante la integración

Precisamente es la complejidad de las cadenas de producción y logísticas de un sector como el alimentario lo que constituye una de sus debilidades. El diálogo entre los diferentes agentes y el control de todos los pasos de la cadena, desde el productor hasta el lineal, es uno de los elementos clave para que el sector gane eficiencia, capacidad de respuesta y competitividad, reduciendo errores, papeles y los inevitables retrasos que los acompañan.

En este sentido, la integración de los sistemas es un campo en el que la tecnología tiene mucho que decir y en el que los retornos en forma de eficiencia, de ahorros y de mejora de la propia organización interna de las empresas ya no son sorprendentes sino absolutamente imprescindibles.

Los deberes con los que el sector de la alimentación comienza el nuevo curso se centran precisamente en saber aprovechar lo aprendido en la crisis, acelerar la adaptación e implantar de forma generalizada las tecnologías en una nueva normalidad que tanto para los escolares como para los profesionales de la industria alimentaria va a seguir viniendo cargada de incertidumbres.

Publicaciones
Mostrar menos recursos
Mostrar todos los recursos