Pasar al contenido principal
logistica-medicamentos
Por Montse Sánchez
on 25 Feb 2020 6:00 AM

De entre los millones de tipos de productos que a cada instante se mueven a través de las redes logísticas de todo el mundo los medicamentos son, sin duda, uno de los más exigentes. De ahí que siempre hayan estado sometidos a un control muy exhaustivo respecto a la calidad, a la disponibilidad y a su conservación durante todo el proceso logístico. Actualmente la digitalización se ha convertido en una herramienta básica para mantener las garantías que se exigen a la logística sanitaria en materia de disponibilidad y también de prevención de falsificaciones. 

En pocas décadas las tecnologías sanitarias y los productos farmacéuticos han experimentado una gran desarrollo y los sistemas públicos de Salud, uno de los servicios mejor valorados por la ciudadanía, se ha debido adaptar a esa complejidad para poder mantener un nivel adecuado de servicio. 

Por si fuera poco, en países como España, con un Servicio de Salud prácticamente universal, el relativo envejecimiento de la población media ha supuesto un incremento paulatino de la presión sobre el sistema. 

Para responder a estos retos las herramientas logísticas tienen un papel decisivo desde dos puntos de vista: por un lado, ganar eficiencia en la gestión hospitalaria y sanitaria en general y por otro, garantizar la calidad y la autenticidad de los medicamentos que entran en el sistema de salud, impidiendo y, en su caso, detectando la presencia de falsificaciones. 

 

Leer también: Farmacia: responder a los retos del sector con un SGA

 

La falsificación

La trazabilidad de los medicamentos es para la OMS una herramienta imprescindible para prevenir la falsificación y la distribución ilícita de medicamentos. Por ellos las legislaciones obligan tanto a los fabricantes como a los titulares de las autorizaciones de comercialización, sean distribuidoras mayoristas o farmacias de dispensación al público a informar inmediatamente a las autoridades de cualquier sospecha de falsificación o manipulación de medicamentos que hayan podido detectar. 

Para asegurar que esta detección se produzca, los productos médicos incorporan diferentes elementos de seguridad, con múltiples niveles de complejidad, desde las más simples y reconocibles a simple vista o con lectores especiales para las microimpresiones, hasta los más complejos que incluso se aplican sobre el propio producto usando marcadores dentro de su propia formulación que requieren un análisis forense pero que aporta una gran seguridad. 

Para la OMS las características ideales de una tecnología de autenticación son: que sean difícilmente reproducibles, que puedan aplicarse con facilidad a un gran número de productos, que sean fácilmente verificables, que presenten mucha dificultad para ser vueltos a aplicar una vez desprendidos y que faciliten su uso al paciente. 

En España, según datos de Farmaindustria, los laboratorios farmacéuticos han asumido costes en torno a 200 millones de euros para adaptarse a las nuevas exigencias del etiquetado, destinadas a detectar productos farmacéuticos SSFFC (siglas en inglés para falsificados, de calidad subestándar, de imitación, espurios o de etiquetado engañoso) además de los costes de modificación de los propios procesos internos para incluir tales dispositivos de seguridad. No obstante, la propia industria se ha venido manifestando siempre como firme partidaria de los mayores controles, no solamente por proteger sus patentes y su negocio sino también por garantizar absolutamente al paciente la seguridad de los medicamentos que utiliza. 

El Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM) es la entidad jurídica, sin ánimo de lucro que se ocupa en nuestro país de evitar la entrada de medicamentos fraudulentos en el sistema, reforzando la seguridad de los pacientes y aplicando la normativa europea (Directiva 2011/62 y Reglamento Delegado 2016/161 sobre falsificación de medicamentos). Al SEVeM, que gestiona el repositorio nacional, se conectan más de 23.000 agentes de distribución y dispensación. 

 

Leer también: La digitalización, clave en la logística de medicamentos (Parte II)

 

La logística es la calve para la trazabilidad y el control de los medicamentos, en este sentido se están estableciendo en los almacenes soluciones como sistemas de lectura masiva de los códigos unitarios de los productos, automatismos de reconocimiento y sistemas de visión artificial conectados con los sistemas de gestión de almacén. Para poder llevar a cabo todo esto, es necesario que su SGA sea capaz de interconectarse con el resto de automatismos. En Generix Group ponemos a tu disposición nuestro sistema de gestión de almacén para llevar a cabo estos cumplimientos. Por eso te invitamos a descargarte nuestra ficha de producto Generis WMS o, en caso de tener alguna duda al respecto, ponerse en contacto con alguno de nuestros expertos en logística de medicamentos. 

Montse Sánchez

Business Development Manager Integration & Portals Solutions en Generix Group España