Nuestro crecimiento en SAAS nos da una base muy sólida para afrontar el futuro

Publicado el 24 Abril 2020

philippe ducellier crecimiento saas
Esther Gurría
Esther
Gurría
Marketing & Communication Manager
Categorías
SaaS
Tendencias
  • Vamos a cerrar el 19-20 con un crecimiento de dos dígitos en la cifra de venta
  • e-commerce, Control Tower y el rediseño de las cadenas de suministro son los tres retos actuales de la logística
  • Esta crisis va a tener un efecto acelerador masivo en la necesidad de inversión en tecnología
  • Me ha impresionado lo bien que ha reaccionado la cadena de suministro ante la crisis del Covid-19

Entrevista a Philippe Ducellier 

¿Cómo ha sido para Generix el ejercicio anterior? Aunque en medio de esta crisis nos parezca que ha pasado un siglo desde el 2019

Vamos a cerrar el 19-20 con un crecimiento de la cifra de venta de dos dígitos y con un aumento muy importante de nuestras ventas de SaaS, que es algo totalmente estratégico para nosotros porque nos da una base sólida para enfrentarnos a lo que viene por delante, a la onda de choque que todos estamos esperando, sobre la que todavía cuesta cifrar pero que nadie tiene dudas de que va a ser violenta. 

Sin duda la segunda parte del año va a ser complicada, pero eso no quiere decir que no haya oportunidades. Cualquier crisis supone que las empresas tengan que adaptarse y adaptarse quiere decir invertir especialmente en su mapa de sistemas. 

¿Qué fortalezas ha aportado el ejercicio pasado a Generix? 

Destacaría precisamente el SaaS, que nos genera tesorería y posicionamiento en el mercado, lo que nos da solidez como empresa, a la vez que refuerza a nuestros clientes dándoles herramientas que les permiten centrarse en dónde de verdad aportan valor, que es en sus propios procesos logísticos. 

¿Cuáles fueron las tendencias del mercado español que crees que destacaron el año pasado? 

Claramente el SaaS, pero también la integración de las cadenas de suministro con los ecosistemas, la capacidad de que la información pueda fluir en toda la cadena de suministro a través de herramientas integradas. Y sin duda, la digitalización de los procesos y de las propias organizaciones. 

Y, ¿Qué tendencias cree que se van a consolidar post-pandemia? 

Tres sin duda. Van a ser imprescindibles: el eCommerce, el Control Tower, y todo lo que signifique visibilidad y rediseño de las cadenas de suministro. 

Será un año difícil, diferente, algo caótico, pero no tengo duda de que habrá oportunidades para los que sepan proponer las funcionalidades que se van a necesitar. 

La crisis del Covid-19 nos ha permitido ver la enorme importancia de la logística, que es un sector que no ha parado. ¿Qué opinas de la respuesta que ha tenido ante la crisis?

De manera general, a mi me ha impresionado lo bien que ha reaccionado la cadena de suministro. Nuestra supply chain ha sabido adaptarse en tiempo record a nuestros flujos de consumo. Estamos encerrados en nuestra casa, pero los problemas de abastecimiento de productos de primera necesidad han nsido más bien pocos. Seguimos con las tiendas llenas y las referencias que han tenido problemas han sido muy pocas. 

Las cadenas de suministro que se han parado ha sido por la caída de la demanda, no por incapacidad para responder. 

Muchos clientes de la tecnología de Generix están entre esos agentes ahora más visibles ¿Ha ayudado la tecnología a este éxito?

Sin lugar a dudas. El éxito de la logística ha sido gracias a sus grandes ejes de previsión, visibilidad y eficiencia. Para poder reaccionar en tiempos muy cortos necesitas de tecnología. Sin ella es imposible. 

En una mesa redonda que habéis organizado hace poco, hablabais de que la tecnología en el mundo de la logística no solo es imprescindible, sino que deberá ser rápida si las empresas quieren seguir en el mercado.

No tengo ninguna duda de que esta pandemia va a tener un efecto acelerador masivo en la necesidad de inversión en tecnología y quienes no quieran, o no puedan hacerlo se encontrarán en situaciones muy complicadas. 

Todos los conceptos de Control Tower y de visibilidad van a ser claves. Vamos a entrar en una era de mucho más consumo a domicilio, que supone cadenas de suministro mucho más complejas porque es más difícil servir a 200 clientes que a una sola tienda. La inversión será imprescindible, primero para adaptarse, pero también para asegurar la digitalización de cada organización para ser capaz de dar servicio. 

¿Qué efectos crees tú que puede dejarnos toda esta crisis? 

De entrada hay que tomar conciencia de la necesidad de control en una parte de nuestra Supply Chain, especialmente en productos concretos y estratégicos. Hace unos meses no pensábamos en controlar la cadena de geles alcohólicos o de respiradores. La visión que vamos a tener va a ser bastante distinta en términos de control estratégico de nuestra capacidad de abastecimiento. 

En segundo lugar, las organizaciones necesitarán diversificar sus fuentes para evitar el riesgo de parada. En lugar de tener un solo proveedor y encima muy lejos, la tendencia será tener 3 o 4 de los cuales, alguno estará cerca. La industria de automoción ya vivía la realidad del riesgo de parar una línea de producción y entendían la criticidad, pero no así otros sectores. Lo más barato no podrá ser el único filtro de decisión a la hora de diseñar una cadena de suministro. 

Y, por último, va a cambiar nuestra visión del mundo y de los movimientos. Las economías no creo que se cierren en cada país, pero habrá una tendencia a menos desplazamientos. A parte del riesgo ecológico que supone la mundialización, nos vamos a plantear cómo organizamos nuestras vidas, nuestros desplazamientos, cómo vamos a abastecernos... 

La crisis es mundial pero no simultánea, ¿Eso como va a influir en la necesidad de rediseñar las cadenas logísticas? 

Así es, tenemos que tomar en cuenta que esto es una onda. Una cosa es, en qué momento voy a levantar cabeza yo, y otra cosa es, en qué momento lo harán mis partners de importación o exportación. 

El impacto de la crisis va a ser distinto según los países y su estructura de producción. Lo que está claro es que la logística está 100% vinculada al consumo. Puesto que es mover un producto de A a B, bien para hacerlo llegar al cliente final o para hacerlo avanzar en la cadena de producción. Si el consumo se ve implicado, la logística se ve implicada, y de este modo existirán diferentes impactos. No es lo mismo la logística de la alimentación que la de DIY (do it yourself), o la fashion. La realidad del sector logístico no va a ser uniforme.