Logística en alimentación: adaptarse a las nuevas demandas del consumidor

Publicado el 4 Junio 2020

logística en alimentación
María Jesús Sobrino
Mª Jesús
Sobrino
Business Development Manager Supply Chain Solutions en Generix Group Spain
Categorías
FMCG
Tendências

El sector de la alimentación viene afrontando en los últimos años grandes desafíos en diversas áreas. Del mismo modo que en otros ámbitos, la pandemia ha acelerado los cambios. Los retos inminentes del sector están en la seguridad alimentaria, la transformación digital hacia una industria 4.0, las nuevas tendencias de consumo y el uso sostenible de recursos.

La llegada de tendencias como los platos preparados entregados en casa, la compra de alimentos en línea o la creciente demanda de productos frescos, locales y orgánicos son cambios que plantean a la industria alimentaria el desafío de reinventarse para poder continuar creando valor. En ese proceso de adaptación, la logística se está convirtiendo en un factor cada vez más importante, dejando de percibirse como un coste agregado más y creciendo su percepción como un factor de diferenciación respecto a la competencia.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta el sector es el siguiente:

El cambio de los patrones de demanda del consumidor

La industria alimentaria añade a otras muchas complejidades la vinculación directa de sus productos con el consumidor final y, por lo tanto, la necesidad de ser capaz de responder con agilidad a exigencias y cambios que no son fáciles de prever, menos aún en una sociedad que cambia de forma constante.

Los patrones de demanda están cambiando y la logística ha de adaptarse para mantener la cuota de mercado y los niveles de servicio en un nivel correcto de costes.

Cambian los hábitos gastronómicos, la conveniencia del consumidor, la demografía y la existencia de una tecnología hiperaccesible

Nuevos hábitos

La preocupación por los alimentos saludables, preferentemente naturales y orgánicos, sin aditivos y con ingredientes bajos en grasas y en calorías es una tendencia imparable hacia la que los consumidores están desviando su atención, y su gasto. Los compradores son conscientes de tener a su alcance una creciente variedad de productos por lo que buscan factores diferenciadores. Quieren saber la procedencia de lo que consumen y son proclives a gastar más en los de producción local. Por supuesto a esto se añade la demanda de productos que satisfagan otras necesidades vinculadas a las restricciones dietéticas como, por ejemplo, el gluten o la lactosa.

Este cambio en las preferencias gastronómicas y dietéticas de la población mueve a los productores a alejarse de la producción en masa y a responder a las crecientes necesidades de transparencia que muestra el consumidor.

 

Leer también: Logística en alimentación: trazabilidad, sostenibilidad, digitalización

 

Dónde y como yo quiera

El consumidor de hoy no quiere estar limitado a las opciones de compra que le dicten los minoristas, sino que es exigente en cuanto al acceso a los productos que desea, cuándo y dónde los desee. Para atender tales preferencias, las redes logísticas deben contemplar mecanismos de respuesta a cuestiones clave como:

  • Puntos de distribución que garanticen la inmediatez de la entrega (tiendas oscuras)
  • Crecimiento en los canales minoristas y de servicios de comidas no tradicionales.
  • Envasado y formato. El ‘Food on the Go’ se está expandiendo rápidamente lo que permite que algunos canales adquieran ahora participación en el mercado de preparados.

Los consumidores satisfechos volverán a comprar el mismo producto impulsados por la experiencia de compra, el diseño o la comodidad del alimento preparado y cómodamente empaquetado.

No somos los mismos

Otro factor de estos cambios de la demanda está relacionado con los datos demográficos. Somos una sociedad cada vez más estratificada en función de la residencia en áreas urbanas o suburbanas, la pertenencia a diferentes generaciones o la propia evolución de la economía, todas estas circunstancias marcan diferentes pautas de consumo.

Crecen unas clases medias de hogares con dos ingresos y ningún hijo y con ellas crece su modo de comprar y consumir y crece también la compra on line, lo que implica que las empresas necesitan adaptar su modelo de transporte a entregas más pequeñas y frecuentes.

Llevamos un smartphone en el bolsillo

Clientes hiperconectados suponen un desafío que es imposible atender sin una apuesta firme por la digitalización en el sector de alimentación, como en cualquiera de los demás. Es vital poder acercarse a un cliente cada vez más multicanal, que consulta, compara y compra sin ningún problema mediante comercio electrónico. En ese terreno, las herramientas Big Data e IoT, (Internet of Things), serán grandes aliadas para que las empresas puedan prever las necesidades del consumidor, tanto en productos como en servicios y ser capaces de responder a ellas.

 

Leer también: La digitalización, próximo paso de la sólida industria cárnica española

 

La alimentación postCovid-19

Desde el estado de alarma del pasado 14 de marzo, el canal online se ha visto impulsado de una forma sin precedentes en España. Tras la pandemia, nos encontraremos con un consumidor más consciente y mucho más exigente.

Nos acercamos a una transición hacia modelos híbridos de supermercado que combinen los canales online y offline. Con mucha probabilidad a alimentación postpandemia se centrará en la salud, la higiene, la seguridad alimentaria, los modelos híbridos de negocio, el e-commerce y la oferta de alimentos de proximidad.

Muchas empresas del sector tendrán que reinventarse y transitar hacia modelos híbridos de food service y food delivery. Debido a las restricciones para detener la pandemia, muchos restaurantes ya se han visto obligados para poder sobrevivir a redirigir su actividad al servicio exclusivo a domicilio. Plataformas como Deliveroo, Glovo, Just Eat y Uber Eats, que venían experimentando un notable crecimiento en los últimos años pueden acelerar este proceso. Las dificultades para su encaje en el mundo laboral que sin duda están experimentando, tendrán que encontrar una solución.

Un porcentaje importante de la población va a ser más sensible a los precios debido al desempleo y la recesión por lo que ganarán terreno los discount de precios más bajos, sin embargo, otro segmento buscará recrear en sus casas experiencias culinarias gourmet. Desde luego lo que se espera es un mayor compromiso del consumidor con su entorno, con preferencia de productos nacionales o incluso de su propia localidad para apoyar la recuperación económica del tejido empresarial cercano.

Recursos
Mostrar menos recursos
supply chain conectada sector agroalimentario
- 20/04/2020
Ebook : La Cadena de Suministro Conectada, estratégica para el futuro del sector agroalimentario
Más información
Mostrar todos los recursos