Pasar al contenido principal
satisfaccion cliente
Por Ignacio García
on 22 Oct 2019 7:00 AM
  • Transport / Logistique

En la era de la abundancia, el único camino para diferenciarse y destacar está en la percepción que el cliente tenga del servicio que recibe. No hay otra vía. 

A los animales herbívoros les viene muy bien camuflarse en medio de una manada indiferenciada en la que cada individuo resulta difícil de seleccionar para el depredador. La abundancia les protege.

Sin embargo, lo que para las cebras es una bendición, para las empresas es un verdadero problema, ya que su objetivo es precisamente el contrario: distinguirse, hacerse ver, destacar sobre las demás, llamar la atención del cliente y, finalmente, ser los escogidos. 


La era de la abundancia

Pocos niegan que, al menos en el mundo desarrollado (y cada vez más en el resto del mundo) vivimos la era de la abundancia. Muchos productos que nuestros padres y abuelos tenían por escaso se han convertido en poco tiempo no solo en abundantes sino también en hiperaccesibles gracias a la tecnología. 

La tecnología lo ha revolucionado todo, y sigue haciéndolo, mostrándonos una oferta casi ilimitada de productos y servicios. Los libros, la música o las películas son claros ejemplos, pero también lo son el transporte, los alimentos e incluso el acceso a la formación o la educación. En algunos casos esta auténtica revolución del consumo ha sido tan radical que ha transformado, o simplemente eliminado, por completo industrias que creíamos invencibles, para dar paso a nuevas formas de negocio. 

 

¿Cómo es tu cliente?

Hace 50 años las compañías que encabezaban los ranking eran las relacionadas con la energía y la industria, grandes corporaciones que manejaban también grandes inversiones y producían enormes cantidades de... lo que fuera. Hoy la batalla la ganan las empresas cuyo principal activo es el conocimiento: banca, seguros, informática, Internet, salud o entretenimiento. En definitiva, no vencen quienes nos suministran sino quienes nos conocen. 

Cuando el producto no existe, o no se diferencia de otros similares, el valor percibido por el cliente sólo se puede fundamentar en los valores que transmite la marca y en la experiencia del propio usuario, aspecto que cada día adquiere mayor importancia. 

La transformación también ha llegado a los productos tangibles y nuestra relación como consumidores de éstos, también se ha visto modificada: compramos productos sin verlos, confiando en opiniones ajenas, comparando modelos y precios en distintas tiendas. Y todo eso en segundos. A menudo el único punto de contacto real entre el proveedor y el cliente final es el transportista que hace la entrega. Y dado que es la única cara que ve el cliente, se convierte de hecho en lo que nunca fue: la cara misma de la empresa. 

Como consumidores juzgamos según nuestras expectativas: fiabilidad del producto, sí, pero también facilidad del proceso de compra, rapidez de entrega, resolución de dudas e incidencias. En esos campos es dónde la logística actual encuentra a la vez el reto y la oportunidad: entregas inmediatas (o casi), devolución sencilla, multicanalidad, ,trazabilidad, visibilidad... en definitiva la antigua confianza pero transformada por un escenario que ha cambiado y sigue haciéndolo a una velocidad increíble y a la que nuestras empresas tienen que responder si quieren sobrevivir. 

 

Las soluciones de Generix

La misión de Generix es aportar a estas compañías sometidas a cambios y a nuevas necesidades una plataforma tecnológica que les permita afrontar estas exigencias a la velocidad que el mercado reclama: construir cadenas de suministro integradas y automáticas, asegurar las promesas logísticas, ofrecer visibilidad de sus operaciones y todo ello ahorrando tiempo y costes. En definitiva suministramos soluciones y acompañamos a nuestros clientes hasta que son capaces de ofrecer la mejor experiencia posible a sus propios clientes finales. 

En la era de la abundancia, de lo digital, de lo inmediato, del ya mismo... la diferenciación de Generix es justamente nuestra capacidad para hacer sencillo lo complejo, para ofrecer a nuestros clientes la seguridad de que contarán con la agilidad que necesitan y que podrán así diferenciarse y destacar, evitando que la misma abundancia les oculte. 

De eso se trata porque, al fin y al cabo, no somos cebras.

 

Descargar ebook 'Soluciones para mantener la promesa hecha al cliente'

Ignacio García

Sales Director Supply Chain Hub en Generix Group España